Logo de Beunicoos
History of Spain
El Arte Gótico en España: Características y Principales Monumentos
¡UPS! Para ver vídeos en la web debes estar registrado, es totalmente gratuito.

398 visualizaciones

El arte gótico surgió en el siglo XII y se desarrolló hasta el XVI desde la Península Ibérica hasta Escandinavia, desde Irlanda hasta el Oriente Próximo, llevado por los cruzados.

El origen de esta gran revolución artística se encuentra en la región de París, en la abadía de Saint Denis, gracias al abad Suger y su idea directora: “la contemplación de la belleza material permite elevarse al conocimiento de Dios”.

Y esa es la clave de la arquitectura gótica: sus catedrales e iglesias parecen levantarse y buscar el cielo con la marcada verticalidad de sus torres y sus amplias y elevadísimas naves.

Detrás de este cambio estético existió una gran revolución técnica, que superó las limitaciones constructivas precedentes.

Los arcos ojivales o apuntados conforman bóvedas de crucería, que se irán haciendo poco a poco más complejas, hasta llegar a las bóvedas en abanico en Inglaterra.

En el exterior, un entramado de arcos arbotantes, contrafuertes separados del muro y pináculos coronándolos, recibe la presión de las bóvedas, lo que permitió que estos edificios cada vez fueran más elevados y ligeros.
Frente a la robustez y oscuridad del románico, en los templos góticos se hizo la luz.

Las paredes con frescos se sustituyeron por enormes y coloridas vidrieras y rosetones que inundan de luz generadora de una experiencia mística.

Las pinturas de los muros, cada vez más escasos, irán trasladándose poco a poco a un nuevo soporte, el retablo, que se convertirá en protagonista de los altares mayores y de las capillas.

Y la escultura gótica, que nació muy vinculada a la arquitectura, exenta, de apariencia hierática y alargada para transmitir espiritualidad, paulatinamente se hará más naturalista y el realista, apareciendo el retrato.

El arte gótico evolucionará y se adaptará en cada territorio, por lo que hoy hablamos de gótico clásico y gótico flamígeros en Francia, Perpendicular en Inglaterra, Manuelino en Portugal o Plateresco en España.

Un viaje por España permite contemplar brillantes ejemplos góticos, como las catedrales de Burgos, con sus recién celebrados 800 años, León, Toledo, Cuenca, Palencia, Gerona; el claustro de la catedral de Pamplona, la iglesia de San Pablo en Valladolid, la catedral de Sevilla, el templo gótico más grande del mundo o, como edificio civil, la lonja de la seda en Valencia.