Logo de Beunicoos
History of Spain
Bécquer y Rosalía de Castro
¡UPS! Para ver vídeos en la web debes estar registrado, es totalmente gratuito.

1.657 visualizaciones

En la segunda mitad del siglo XIX, la poesía grandilocuente de los románticos, da paso
a una poesía más intimista basada en la expresión de las emociones y los sentimientos
personales.

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

Gustavo Adolfo Bécquer, nace en Sevilla en 1836 siendo hijo y hermano de pintores. Su
padre fallece cuando él solo tiene cinco años y su madre cuatro años después. Este
hecho imprimió un carácter melancólico en el poeta desde su más tierna infancia.

A los 18 años se traslada a Madrid con la intención de hacer carrera literaria y donde
tras mucho esfuerzo consigue tener éxito con sus artículos periodísticos.

Se enamoró fervientemente de Elisa Guillén con quien rompería de forma amarga.

Aconsejado por su hermano abandonó Madrid para trasladarse al Monasterio de
Veruela, en la sierra del Moncayo, donde escribió numerosos artículos, poesías y
leyendas.

En 1861 se casa con Casta Esteban, hija de su médico, con la que tiene tres hijos. En el
1868 se separa de su esposa y comienza a llevar una vida de desilusión y bohemia.

En 1870 muere su hermano Valeriano, compañero inseparable del poeta. Este hecho
deprimió enormemente a Bécquer y pocos meses después, muere él mismo, cuando sólo
contaba 34 años de edad.

Su fallecimiento pasó inadvertido. Sus restos fueron enterrados en Sevilla.

Su obra consta de “Las Leyendas”, 28 historias, en la que según el ideal romántico
narran el misterio y el más allá, y “Las Rimas” en donde se reúnen sus poemas.

Su poesía es sencilla, breve y precisa. La temática se basa en el amor y en el desamor,
en la nostalgia, el dolor y la muerte.

Bécquer es considerado el primer poeta contemporáneo, por la enorme influencia que
tendrá en autores posteriores de la talla de Antonio Machado o Juan Ramón Jiménez y
otros grandes autores del Siglo XX.

“Como en un libro abierto
leo de tus pupilas en el fondo;
¿a que fingir el labio
risas que se desmienten con los ojos?
¡Llora; no te avergüenzes
de confesar que me quisiste un poco.
¡Llora; nadie nos mira!
Ya ves: yo soy un hombre… ¡y también lloro!

ROSALIA DE CASTRO

Rosalía de Castro nace en Santiago de Compostela en 1837 y muere en Iria Flavia, en el
pueblo coruñés de Padrón, en 1885.

Su ascendencia por parte de madre era noble, pero sufrió una profunda crisis, cuando
descubrió que era hija ilegitima de un sacerdote.

Se trasladó a Madrid y se casó con el historiador gallego Manuel Murgía, en 1857.

Viven en diversos lugares de Castilla pero Rosalía añora mucho su tierra gallega y
termina por volver a ella.

Su matrimonio no fue feliz: pasará por graves problemas económicos debido a la
necesidad de mantener a su numerosa familia.

Rosalía nunca disfrutó de una buena salud falleciendo en su casa de La Matanza, en Iria
Flavia, en 1885. Finalmente, su cuerpo fue sepultado en el convento de Santo
Domingo de Bonaval, en Santiago de Compostela.

Rosalía de Castro era el alma de Galicia y es considerada junto con Gustavo Adolfo
Bécquer la precursora de la poesía española moderna.

Es la poesía la que otorga a Rosalía un lugar importante en la literatura española. Sus
poemas son sencillos, con ritmos y temas populares.

Escribió “Cantares gallegos” obra que obtuvo mucho éxito y con la que se inicia el
renacimiento de la literatura gallega; “Follas novas”, su segundo y último libro de
versos en lengua gallega, y “En las orillas del Sar”, poemario de 1884, escrito en
castellano, del que se desprende un tono trágico, que corresponde a las difíciles
circunstancias que rodearon los últimos años de Rosalía.

Campanas de bastabales
cuando os oigo tocar,
me muero de añoranzas,
cuando os oigo tocar,
campanitas, campanitas,
sin querer vuelvo a llorar
cuando de lejos os oigo,
pienso que por mi llamáis
y de las entrañas me duelo
me duelo de dolor herida
que antes tenía vida entera
y hoy tengo media vida.